Manejo de Inclusión y Diversidad

Además de la categoría de género, existen otras categorías por medio de las cuales se caracterizan las personas, tales como su edad, su entorno cultural, étnico y familiar, su religión, su estado de salud, su orientación sexual, su movilidad y muchas otras.

Para nosotros es importante que nuestras actividades consideren a las personas en su diversidad y que nuestras ofertas incorporen tantos patrones y realidades de los individuos como sea posible.

Después de la Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995 en Pekín, las Naciones Unidas adoptaron el principio de la incorporación de la perspectiva de género. Desde entonces, esta estrategia se ha establecido ampliamente en el área de la cooperación para el desarrollo. En este punto, es importante que, además del género, otras características que son y han sido motivo de discriminación sean incluidas en esta área más contundentemente. A esto queremos contribuir con ofertas que involucren, por ejemplo, una mezcla de diferentes edades entre las personas desfavorecidas cuya movilidad es limitada.En todo esto, sin embargo, somos conscientes de que no podremos trabajar en todos los posibles criterios de desventaja simultáneamente, sino que tendremos que limitarnos a dos o tres de ellos a la vez.